¿Plain English o Legalese?

Hoy trataré de centrarme principalmente en dos estilos conocidos por muchos profesionales del Derecho. Probablemente algunos lectores desconozcan el significado de los conceptos Plain Legal English y Legalese en inglés, pero estoy segura de que los manejan más que hábilmente en español.

El objetivo central es poder identificar lo que precisamente representan estas palabras en inglés y poder plantear los problemas que implican para los alumnos del idioma y la forma de abordarlos.

¿Qué es el Plain English?

El plain English (o también plain language) es un término que en español significa “inglés llano, sencillo o simple”. Es una forma de comunicación que apunta a un mensaje claro, conciso y entendible. Consiste en escribir y hablar de forma sencilla de modo que cualquier persona pueda entender claramente el mensaje desde el comienzo.

En Estados Unidos, desde mediados de 1990 entidades estatales han comenzado a adoptar los lineamientos del Plain English. Es más, en el año 2000 el actual presidente Obama aprobó la ley denominada Plain Writing Act mediante la cual se obliga a las entidades públicas a usar los lineamientos de redacción establecidos por el Plain English. De esta forma, se pretende que cualquier persona, al consultar páginas web, folletos o demás fuentes de información (provenientes de organismos estatales), pueda encontrar fácilmente lo que busca y comprender rápidamente lo que encuentra a fin de poder utilizar la información para los fines deseados.

En algunos países de habla hispana, como México, ya se ha adoptado este concepto con respecto al español, el cual se traduce como “lenguaje ciudadano”. México ha sido pionero en Latinoamérica en “promover el uso de un lenguaje claro y preciso para transmitir claramente el quehacer gubernamental a la sociedad y facilitar su interacción con las instituciones”.

Pero hoy no nos compete su transcendencia en el mundo hispanohablante, sino el análisis de sus características en el inglés.

Algunos de los lineamientos generales establecidos por el Plain English son:

• Oraciones cortas.
• Términos sencillos y cotidianos.
• El uso de la voz activa, en vez de la voz pasiva.
• El uso de pronombres personales, como I o we.
• Diseño y organización sencillos del texto.

Se han desarrollado varias organizaciones independientes a nivel mundial que fomentan el uso del Plain English y combaten la redacción confusa o ambigua y, en especial, el uso de la jerga legal.

Pero uno se debe preguntar cuál es el propósito de sugerir este estilo de redacción. Todo se resume en comunicación eficaz. Una comunicación eficaz nos ahorra tiempo en una infinidad de aspectos, y el tiempo es oro, ¿no?

Legalese o Jerga Jurídica

El legalese o la jerga jurídica es el lenguaje especial, técnico y cotidiano que utilizan los abogados y organismos judiciales.

La redacción jurídica en inglés tiene características totalmente opuestas a las del Plain English. Algunas de ellas son:

• Estilo formal y arcaico.
• Oraciones extremadamente largas.
• Términos jurídicos técnicos, con significado específico.
• El uso de la voz pasiva.
• La falta de uso de pronombres personales como you o we.
• Palabras antiguas como herein, thereof, aforementioned, etc.

Al igual que en los países angloparlantes, el ámbito jurídico argentino tiene su propia jerga legal con un estilo de redacción solemne y terminología técnica.

Ahora, ¿por qué los abogados tienen su propio lenguaje? Esta es una pregunta que yo siempre le hago a mis alumnos cuando estudiamos las características del Plain English. Ellos responden teniendo en cuenta su experiencia en la redacción de documentos legales en español. Algunos de mis alumnos dicen que es una tradición; otros dicen que la jerga legal tiene una jerarquía especial que los posiciona en un escalón superior que sus clientes. Algunos más jóvenes dicen que un estilo de redacción sencilla estaría mal visto y que, si redactasen escritos en forma simple y breve, sus jefes se los mandarían a rehacer. Los más atrevidos argumentan que si los documentos legales fuesen simples de entender o redactar, ya nadie necesitaría de los abogados…

Plain Legal English

Lo que atañe destacar en este artículo es que en algunos países angloparlantes, en Estados Unidos y el Reino Unido, por ejemplo, el peso del Plain English es muy fuerte, y muchos documentos están redactados de acuerdo con los lineamientos del Plain English expuestos más arriba, especialmente en los que el ciudadano común toma contacto con entes administrativos por medio de ellos.

¿En dónde podemos leer textos redactados en Plain English? Lo más común es encontrarlos en sitios de Internet gubernamentales, en especial en la sección de preguntas frecuentes, y en formularios que deben completarse y presentarse ante distintos organismos.

En el mundo del inglés legal, se han visto algunos avances, más que todo relacionados con terminología. Por ejemplo, en Inglaterra la “parte actora” se solía denominar plaintiff. Desde hace varios años ya, esta palabra fue reemplazada por la palabra claimant, ya que plaintiff no evocaba ningún concepto al ciudadano común. Sin duda claimant es más transparente, ya que indica la persona que inicia un claim (reclamo). También el término writ, cuando alude a una cédula de notificación, pasó a denominarse claim form, palabras más sencillas para el angloparlante.

A pesar de la reticencia que sienten los abogados frente al Plain English, cada vez es más frecuente toparse con contratos en inglés en donde podemos detectar algunos vestigios de este movimiento, como si de a poco se quisiera llegar a un acuerdo para ser cada vez más claros y precisos. Por ejemplo, los contratos informáticos en inglés suelen contener algunas características del lenguaje llano.

Calculo que esto se debe principalmente al hecho de que el usuario de Internet descarga contenido informático con frecuencia y, muchas veces, debe aceptar un contrato de licencia para descargar un software en particular, por ejemplo. Estos usuarios no suelen ser abogados como para comprender fácilmente los términos contractuales del texto que están leyendo. Es más, muchas veces ¡hasta son menores de edad!

A continuación se expone el ejemplo de una cláusula de un contrato de licencia (tomado de Internet) en el que las partes son llamadas, licensor (licenciante) or licensee (licenciatario). Para la persona común, estos términos no dicen mucho, no remiten a las posiciones que las partes ocupan en esta relación contractual. Es por eso que en este contrato en particular se decidió agregarle a estos términos tan técnicos los pronombres we y you, donde we es la empresa que otorga la licencia del software y you, el usuario.

Ejemplo:

This licence agreement (Licence) is a legal agreement between you (Licensee or you) and YG Technologies Ltd (Yuuguu or we) for the Software specified in condition 1 below.

Lo mismo sucede con el uso de shall. Es común en el legalese usar el verbo modal shall para indicar una obligación. Pero shall es un modal verb que se usa poco en el inglés cotidiano y, en el pasado, solía indicar futuro. (Ver más acerca de cómo se usa shall en el inglés jurídico aquí). La nueva tendencia del Plain English nos dice que para evitar cualquier tipo de confusión es mejor dejar de lado a shall y usar must, que denota obligación y cuyo uso es más común para cualquier nativo de la lengua inglesa, u otros verbos modales como will.

Ejemplo:

If any of the Services requires you to open an account, you must complete the registration process by providing us with current, complete and accurate information as prompted by the applicable registration form. You also will choose a password and a user name.

Aun así, por más que identifiquemos algunos esfuerzos de los redactores por facilitarle la lectura a los destinatarios en una forma más clara y transparente, hay prueba suficiente de que la mayoría de los contratos todavía mantiene su estilo de redacción solemne.

¿Cuál de los dos?

El Plain Legal English y el Legalese dan mucho de qué hablar. Son opuestos pero van de la mano y, me atrevo a decir, que todavía en el mundo legal no hay una postura firme acerca de si se debe seguir a uno u abandonar al otro. Sí cabe aclarar que el Plain Legal English presenta muchas ventajas para los consumidores y demás usuarios.

En cuanto al área que me compete, la enseñanza de inglés legal, he notado que, algunas veces, al querer transmitir que dominamos la jerga legal en inglés optamos por usar estructuras complicadas, palabras de las cuales no estamos seguros de su significado o uso, u oraciones tan extensas que nos hacen caer en la ambigüedad o hasta la incomprensibilidad. De esta forma podemos cometer errores; y esos errores afectarán de alguna manera nuestra comunicación con el cliente.

Yo siempre recomiendo a mis alumnos tomar al Plain English como una herramienta útil y como un hábito, a fin de poder explicar nuestro Derecho en forma sencilla y clara, usando términos técnicos apropiados, por supuesto, pero no sucumbiendo en el legalese o en arcaísmos mal empleados que no serán recibidos naturalmente por el nativo de la lengua inglesa.

Para cerrar, los invito a leer el contrato de licencia que figura en esta página web. Ustedes, como abogados o estudiantes de abogacía, me dirán qué les parece: http://www.efrogthemes.com/license.

Mariana Baigorrí
Traductora Pública de Inglés
LEI – Legal English Institute
mariana@lei-argentina.com.ar

 

Bibliografía consultada en Internet

http://www.plainenglish.co.uk
http://www.plainlanguage.gov/
http://www.yuuguu.com/user_license
http://www.microsoft.com/about/legal/en/us/IntellectualProperty/Copyright/Default.aspx
http://www.efrogthemes.com/license/
http://www.funcionpublica.gob.mx/index.php/programas.html

This entry was posted in Artículos, Novedades. Bookmark the permalink.

Comments are closed.